#Linkedin: 17 claves para conseguir un perfil de impacto

Negocios Online

Así, pues, con los datos en la mano, sólo queda ponerse manos a la obra para que puedas sacarle el máximo partido a esta red profesional. Y para ello, repasaremos cada elemento del perfil de LinkedIn, de forma más o menos ordenada de la parte superior a la inferior. Presta atención:

Información de contacto. Añade tu dirección de e-mail, así como las URL de tu web o blog, tu nombre de usuario en Twitter y las señas de cualquier otro site al que quieras dar notoriedad. Ten en cuenta que no ofrecer otras vías de contacto al margen de los mensajes privados en LinkedIn es un problema, ya que no todos los reclutadores disponen de una cuenta Premium, que mediante el sistema InMail permite contactar contactos que no sean de primer grado. Incluso los que tienen LinkedIn Premium tienen un número limitado de usuarios a los que contactar mediante InMail.

Título. Probablemente, éste es uno de los elementos más importantes de tu perfil, aunque también es el que más gente no edita. La razón es que muchos desconocen que se puede modificar la información que viene por defecto, y que corresponde al trabajo y la empresa actual del usuario. Si tú tampoco lo has modificado, es hora de cambiar el chip, ya que este pequeño espacio de 120 caracteres es una potentísima herramienta de marketing personal. Si estás buscando trabajo, no dudes en indicar tu especialidad o el tipo de sector en el que has trabajado. En tu descripción, debes ser descriptivo, concreto y original, para diferenciarte así de tus competidores. Al mismo tiempo, debes pensar en el público al quieres dirigirte y echar mano de las keywords. Para más detalles y consejos, te invitamos a consultar este enlace.

Experiencia. Si en este momento no estás trabajando, debes abrir una entrada en esta sección con el puesto de trabajo que buscas. Al final de la misma, puedes añadir la coletilla “en transición” o “buscando nuevas oportunidades” (por ejemplo: “profesional del marketing online en busca de nuevas oportunidades”). Conviene tener muy en cuenta este aspecto, ya que muchos seleccionadores sólo buscan candidatos en función del puesto de trabajo que ostentan actualmente. De este modo, te asegurarás de que te encuentren.

URL. Personalízala con tu nombre y apellidos, ya que el resultado será mucho más amigable (y fácil de compartir) que si se trata de una combinación ininteligible de nombres y letras. Basta con hacer clic sobre la opción “Editar perfil” (en la parte inferior del recuadro que contiene tu información básica), donde encontrarás la URL pública de tu perfil. Si pulsas sobre el botón de “Editar”, podrás introducir el nombre que desees.

Foto de perfil. Cuando los usuarios de LinkedIn ven tu foto en la opción “Gente que podrías conocer”, o bien entre los contactos de otros usuarios, resulta difícil llamar la atención, ya que la información que obtienen de ti es mínima. De ahí la importancia de optar por una fotografía llamativa. Para ello, elige una imagen en la que estés en acción (por ejemplo, impartiendo una conferencia). De este modo, lograrás transmitir energía, valor y habilidades que no siempre son fáciles de comunicar.

Ubicación. Si estás buscando trabajo en una ciudad en concreto, debes indicarla en este apartado aunque no residas allí. A pesar de que mucha gente no lo sabe, la situación geográfica determina quién contacta contigo y qué ofertas de empleo te muestra LinkedIn.

Sector. Es importante seleccionar el sector en el que trabajas para dar con más contactos potenciales.

Extracto. Un extracto bien elaborado y que muestre lo mejor de ti mismo/a es la mejor tarjeta de presentación para tu perfil. Para optimizarlo, añade keywords, que te ayudarán a que te localicen más fácilmente y a aumentar las posibilidades de conseguir nuevos contactos. Lo ideal es incluir entre tres y cinco párrafos cortos, con secciones de bullet points o guiones. En ellos debes explicar muy claramente cuáles son tus pasiones, tus aptitudes, tus certificaciones más relevantes y los sectores en los que has trabajado. Te aconsejamos utilizar un tono cercano, amigable y personal, como si tuvieras una conversación con los destinatarios. Incluso, también te será de utilizar respaldar tus logros con cifras (por ejemplo, “he construido comunidades de Facebook de más de 100.000 usuarios”).

Experiencia. Apuesta por añadir contenido gráfico (por ejemplo, enlazando artículos que hayas escrito con una imagen de portada). También es importante que detalles las funciones que has desempeñado en cada uno de tus empleos anteriores y los logros conseguidos. Esto te ayudará a venderte bien, que es lo que buscan los reclutadores al fin y al cabo.

Publicaciones, proyectos, experiencias. Cualquier muestra de tu trabajo será bienvenido, blogs que hayas creado, artículos que hayas publicado, webs de las empresas en las que hayas trabajado… Esta información ayuda a diversificar el tipo de contenido que muestras.

Recomendaciones. Una vez al mes, pide a uno de tus contactos que te recomiende. El comentario debes de ser muy específico y resaltar los resultados obtenidos en aquellos proyectos en los que hayáis colaborado. Antes de contactar con la persona en cuestión, es importante que traces una estregia, planificando qué aptitudes o experiencias debería resaltar. Por descontado, no dudes en ocultar aquellas recomendaciones que no te favorezcan o que no desees que se divulguen, ya se por motivos de confidencialidad o por otras razones.

Aptitudes. Reordena las que ya tengas en tu perfil, con el objetivo de posicionar las que sean más importantes para ti en primer lugar.

Grupos. Únete a grupos relevantes para tu sector, ya que aparecerán en tu perfil.

Voluntariado y causas benéficas. Estas actividades, además de ser tan importantes como la experiencia laboral, dicen mucho de ti. Si colaboras con alguna ONG, no dudes en mencionarlo.

Educación. Procura ser muy concreto/a, pero sin dejar en el tintero ninguna titulación relevante, ya que éste es uno de los apartados que más atención reciben.

Certificaciones. Añade badges y enlaces de las certificaciones que hayas conseguido. De este modo, darás credibilidad a tus logros académicos.

Actualizaciones de estado. Puedes hacerlas con la frecuencia que quieras, aunque siempre de manera profesional y estratégica. Esta acciones son perfectas para dar visibilidad a artículos que hayas publicado, los proyectos en los que estás trabajando o tus ámbitos de interés. Si buscas más consejos para conseguir actualizaciones más efectivas, echa un vistazo a este artículo.

¿Mucho trabajo? Así es, pero no hace falta realizarlo todo de una sola vez: basta con ir trabajando poco a poco. Además, podrás aprovechar todo el esfuerzo invertido para crear automáticamente tu curriculum, a través de la siguiente aplicación: http://resume.linkedinlabs.com.

¿Qué te ha parecido? ¿Conoces algún otro tip para dar más visibilidad a un perfil en LinkedIn? Si es así, te invitamos a compartirlo con nosotros.

Source: www.inboundcycle.com

See on Scoop.itEstrategias SEO, SEM y de Analítica Web:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s