#EmpresaAbierta: Contradicciones y reflexiones

Negocios Online

1.- “La economía abierta es diversa y admite enfoques camaleónicos.” Sin lugar a dudas, no hay una “forma de empresa abierta”, un modelo claro e inequívoco de gestión abierta que permita poner en marcha y en valor todos los recursos posibles. Incluso no hay una forma jurídica que se considere propia de este tipo de estrategias. Hay sin embargo algo común a todos los proyectos, una cierta indefinición en los límites del concepto de empresa, una integración bastante natural de recursos externos en los proyectos a desarrollar.

2.- “Estamos ante un sector con empresas en constante evolución.” El hecho de difuminar los límites permite una mayor “contaminación” exterior, un aumento de la capacidad de recibir influencias y de apuntarse a una evolución natural y por lo general deseada. Aunque esto podría verse como una debilidad en realidad no lo es, pues permite por un lado esa asimilación de valor contante y por otro se integra de forma natural en un modo de gestión que lo favorece, por lo que no supone un choque para la organización.

3.- “Son empresas con un compromiso “potente”. El componente “ideológico” parece claro. Se busca una nueva forma de hacer las cosas, un compromiso con formas distintas de gestión, la introducción de nuevos conceptos, en definitiva se ofrece una nueva visión del sector al que se dedican, visión que en ocasiones choca frontalmente con la establecida y que requiere de un cierto componente de misión, de enfoque “visionario” que muestre un objetivo hacia el exterior y permita y fomente una mayor cohesión interior.

4.- “Vemos contradicciones. Por ejemplo, con la forma en que gestionan la propiedad de sus contenidos.” Es normal, entre el mercado, como dice Julen, que genera tensiones entre lo posible y lo deseable, y un tipo de gestión en constante evolución y aprendizaje las empresas y proyectos caen en ocasiones en acciones que no reflejan la filosofía que defienden, la filosofía que defendemos. La solución está en aprender de los errores y autocorregirnos mediante un sistema de mejora continua.

5.- “Mantienen una actitud positiva ante Internet”. Para muchos Internet es La Herramienta. Tanto como herramienta de gestión como incluso a modo de entorno de conocimiento Internet está permitiendo nuevas formas de relación y la introducción decidida de las redes en la gestión diaria. En entornos abiertos como el de las empresas que nos ocupan es fundamental disponer de una herramienta así que favorezca este tipo de estrategias y que ponga en común actores que en otros casos tendrían una relación tangencial.

6.- “No parecen estar a la caza del máximo resultado económico.” Tal vez el punto 3 tenga algo que ver con esto. Evidentemente los proyectos se han de mantener y para ello necesitan un sostén económico, pero no es este el fin último, ni mucho menos. La idea de un proyecto concreto, fuerte  e ilusionante inunda toda la organización minimizando en muchos casos las motivaciones puramente monetarias. No hay contradicción de términos, principios y estrategias, el resultado económico es un objetivo secundario pero fundamental para mantener vivo el proyecto, y aquí se incluyen a las personas que lo forman.

7.- “Se ven parte de un ecosistema o de una comunidad más amplia.” Es cierto, se ven, nos vemos como parte de un todo, como componentes, si acaso impulsores, de un proyecto en el que no hay límites de pertenencia, todos caben. Los roles son distintos y la forma de enfrentarse al proyecto/objetivo también, pero se generan relaciones W2W entre supuestos competidores que pasan de la competencia a la coopetencia, como señala Julen. La propia naturaleza de las empresas abiertas favorece estas dinámicas, e interesa aprovecharlas.

8.- “Estas organizaciones poseen una gran ventaja respecto a otras porque en ellas suelen trabajar personas apasionadas.” Y recordemos que las personas son el alma de las empresas. Estas empresas/personas apasionadas consiguen tener una conexión especial con el proyecto, lo que les hace redefinir el concepto de “trabajo” y replantearse las relaciones trabajador/empresa. Evidentemente hay mucha diversidad en la manifestación de estas relaciones, pero por lo general no se pueden identificar con la empresa tradicional.

9.- “Casi siempre son organizaciones que ejercen la crítica, sea social o empresarial.” Esto es fundamental, sobre todo en nuestro caso. El convencimiento de que existe una mejor manera de hacer las cosas impulsa muchas de las acciones ejecutadas. No se trata tanto de analizar la realidad desde un punto de vista negativo (“vamos a destruir lo antiguo”) como desde uno positivo (“vamos a construir algo nuevo y mejor desde el conocimiento de lo existente”).  Las cosas se pueden hacer mejor y las empresas abiertas apuestan por hacerlas mejor.

10.- “Disponen de mucha información sobre sus enfoques y modelos de negocio en la red.” La Red se convierte en un entorno de ida y vuelta, donde estas empresas encuentran/encontramos mucha información y al mismo tiempo comparten/compartimos conocimiento. El conocimiento sólo tiene valor si se utiliza, si se da a conocer, y esa es una máxima para este tipo de empresas. No se oculta nada porque no hay nada que ocultar. Los blogs y las redes sociales son un elemento fundamental de comunicación. De este modo incluso la comunicación se transforma en una nueva manera de aportar valor introduciendo la conversación como elemento fundamental. Las empresas abiertas no sólo transmiten información, sino que, como hemos dicho, la obtienen de la Red, en una relación, de nuevo, W2W.

Todas estas características se dan en mayor o menor medida en el TRE, sin embargo hay un hecho diferencial respecto a la empresa abierta como tal: TRE es un ecosistema, no una empresa. Eso significa en este caso que la estrategia se crea en torno a una serie de empresas muy especializadas y que forman un entramado absolutamente complementario de modo que unas a otras se refuerzan. La complejidad de la gestión aumenta, pero también la capacidad de respuesta y la creación y oferta de valor.

En definitiva la decisión por una gestión abierta, ya sea como empresa o como ecosistema o proyecto más amplio, corresponde al gestor. Es una decisión que tiene una serie de ventajas e inconvenientes, por supuesto, sobre todo si venimos de una mentalidad más “tradicional” que nos lleva a defender un poder centralizado y una gestión excluyente del conocimiento. Sin embargo la estrategia de empresa abierta conlleva la dinamización más efectiva de todo el entorno de valor de la empresa, agregando actores y difuminando límites tanto estructurales como mentales.

Source: www.blogtrw.com

See on Scoop.itEstrategias de Competitividad 2.0:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s